El si mismo

El constructo psiquico del si mismo se situa en la cima de una piramide donde confluyen las instancias psiquicas ello, yo y superyo. Nace de la necesidad de realizacion personal alejado de un simple yo, formado a espensas de lo demas. El si mismo real y el si mismo incierto se adivinan en el espectro personal, guiados por las necesidades primordiales y las necesidades desechables. El regente de la conducta se llama si mismo ya que tiene independencia y autonomia propia. El pleno desarrollo personal no se puede esperar en las recomendaciones, ni consejos. Cada uno tiende a su propia felicidad y lo malo es no verlo asi, ajustandose al paso de los demas. Cuando uno adquiere la propia consciencia de “soberano” de su vida todo lo demas queda atras como extraño y falto de sentido, pero no por falta de empatia. Construir el propio camino mientras se recorre puede ser muy arduo y dificil pero se hallan los vericuetos que facilitan el camino si se siente como crucial. Un existencialismo que yo quiero llamar psicoalternativa ya que es ua realizacion distinta a otras realizaciones, pero que queda inconclusa con el acaecer de la muerte fisica y psiquica. Cuando queremos darnos cuenta ya a pasado lo mas arduo de la vida, solo se rspera la muerte, como al autobus, el tiempo nos acerca o la realizado y a lo por realizar. El si mismo real se confunde con el si mismo incierto y en la realizacion exitosa del proceso se erguira el si mismo a secas, entre la rivalidad del “bueno” y del “malo”.

Por mas que se intente ser lo que no se es asi tambien estamos destinados a ser como somos, nuestra propia identidad imperecedera. Hay formas de hacer cambiar a las personas que siempre seran como son por muchos cambios que se hayan realizado. La expresion de la vida de una forma definida nos otorga nuestro bien vivir o mal vivir.Las caracteristicas individuales son preciadas y unicas.